Desarrollamos un proyecto formativo incluyente, que aprovecha la creatividad, sensibilidades y talentos de cada joven; para aportarles los valores,      conocimientos y desarrollo emocional que les permitan ser personas integras y felices.

La formación de jóvenes íntegros, que posean los valores, conocimientos y desarrollo emocional para permitirles alcanzar efectivamente su felicidad.

Buscamos las virtudes de trabajar juntos y con respeto en todas sus formas: el propio respeto, hacia los demás lo que incluye respeto a nuestros padres; respeto a mujeres y hombres (se refiere al trato igualitario, es decir, que tanto hombres como mujeres tengan los mismos derechos); respeto a nuestros profesores; respeto a nuestros adultos mayores (abuelos, abuelas); respetar las creencias religiosas de los demás (evitar desacreditarla y realizar burlas a aquellos que practiquen una religión en específica); respeto a las personas pertenecientes a diversas comunidades sexuales; respetar a los compañeros de clases y trabajar evitando los chismes, las burlas y juicios de valor; respeto hacia las normas sociales, por la naturaleza, por los valores, por las leyes, por la cultura y por la familia.

.